Mario Ficachi

Habría de fundar en 1981 el grupo “Contigo América”. Director teatral y dramaturgo. Estudios de posgrado, impartición de clases en el INBA, concursos en los que ha sido jurado, películas, programas de radio y televisión, giras, participación en la Compañía Nacional de Teatro, exposiciones como fotógrafo, labor de diseñador gráfico, trabajó como funcionario cultural en la UNAM y el Colegio de Bachilleres, etcétera.


XXIX ENCUENTRO NACIONAL de los AMANTES del TEATRO 2017


XXIX Encuentro Nacional de Amantes del Teatro.

Del 7 al 31 de enero de 2017

Los mexicanos hemos iniciado un año que se vislumbra complejo, difícil y pleno de sorpresas que pondrán a prueba nuestra capacidad para enfrentarlas. Habrá lo que llaman ahora “nicho de oportunidades” pero también justificadas razones para entrar en pánico; una de ellas el cambio de estafeta en el gobierno de los Estados Unidos de América ya que el presidente electo Donald Trump se ha manifestado como enemigo de nuestro país.

En nuestro entorno el gobierno conducido por el presidente Enrique Peña Nieto, anunció un aumento sustancial al precio de la gasolina; el llamado “gasolinazo” ha traído como consecuencia manifestaciones de diversa índole incluyendo asaltos a tiendas departamentales, expresión vandálica atribuible, según algunas fuentes, al propio aparato gubernamental; las redes sociales son ya plataforma para demostrar apoyo o rechazo a todo tipo de anécdotas triviales (los XV años de Rubí), actividades deportivas (la derrota del Club América) o movimientos oficiales (mensaje presidencial, nombramientos en el gabinete, frases ocurrentes y por supuesto el aumento a la gasolina). Algunos analistas señalan esta decisión y no la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa como la razón que desate un movimiento social de grandes proporciones. Es México y en terrenos de descontento social somos impredecibles. Estemos atentos para reaccionar debidamente con cordura, respetando la ley y sin perder lo ganado en el terreno de los derechos humanos.

Por ahora nos ocuparemos de otro tipo de asuntos: un acontecimiento que acompaña al mes de enero desde hace ya varios años está acotado en el terreno de la Cultura y particularmente en la actividad teatral. Es ya la vigésima novena edición del Encuentro Nacional de Amantes del Teatro; 37 obras han sido programadas para presentarse de sábados a lunes en el Teatro Julio Jiménez Rueda. Doce estados están representados por grupos de teatristas que se han inscrito respondiendo a la convocatoria dada a conocer por el Centro Mexicano de Teatro ITI-UNESCO en octubre pasado. Es importante señalar que el CMT estrena este año sede en el 15º Piso del Edificio Prisma sito en Avenida Juárez 101 Colonia Centro en la Delegación Cuauhtémoc. Veremos con atención qué propuestas mostrarán este año dichos grupos a los cientos de espectadores que esperan nuestro evento, como un paréntesis de alegría ante lo que nos depararán las novedades venideras.

Saludo a todos respetuosamente.

Mario Ficachi


México, ante el cielo y el infierno.

Compañía: Pura Lata Teatro de Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México.

Autor: Beltrán Flores

Director: Carlos de la Rosa

El título de la obra con la que da inicio el Encuentro Nacional de Amantes del Teatro responde justamente a la introducción que he escrito en la presente serie de comentarios, análisis y testimonios. Esperaba mucho más de este grupo que el año pasado tuvo una presencia muy interesante con su “Chema y la historia. (De morelitos y morelianas) debo resaltar, sin embargo, que la compañía ha crecido notablemente; el elenco de esta obra es de diez elementos, algunos de ellos convocados sin duda por la constancia de su director y el ánimo de sus integrantes. Todo ellos es plausible. Deberán buscar que dicho elenco logre unidad en sus interpretaciones pues la diferencia de los trabajos individuales es muy notoria.

La comedia que nos presentan es una pastorela atípica. Se trata de redimir a un quejoso habitante del cielo y es que le ha tocado compartir nube con un filósofo primero y un charro mexicano después, lo que le permitió darse cuenta de que el lugar que ocupaba no correspondía a sus virtudes sino a alguna influencia determinante. Judas Tadeo revisa el expediente del alma insatisfecha y decide enviarlo a México con dos asistentes: La Prudencia y la Fé. Para el trio de viajantes nuestro país es el paraíso pues conocen sus paisajes y habitantes a partir de películas como “Tizoc”, pero México está cundido de gobernantes corruptos y de población borracha lo cual es comparable al infierno. El alma, que se llamará Manuel, vestido de una mezcla de indígena y estudiante de Filosofía y Letras de la UNAM, visita la ciudad y es tentado por vicios y prostitución representados por Asmodeo y otros diablos enviados por Lucifer para ganarse a Manuel. La obra termina con la decisión de Manuel de quedarse en la noble, leal, trabajadora y sufrida Ciudad de México. Al fin que todo es cosa del libre albedrío para triunfar ante las adversidades.

El mensaje de la larga obra es extraño y confuso. El espectador termina indiferente a la suerte del alma en pena precisamente por la falta de síntesis del trabajo de dirección. No es necesario, en mi opinión, incluir completas las pistas musicales ni presentar a los demonios como prostitutos (el autor y el director de la obra proyectan con ello tintes homofóbicos: “el homosexual vive un infierno”). Con una escenografía mínima bien realizada y producción desigual la obra resulta divertida para algunos y aburrida para otros. Dos actuaciones son dignas de aplaudir las de Sergio A. Rodríguez como San Judas Tadeo y la de Carlos Urbano Gámiz en el papel de Manuel. A Sergio lo vimos el año pasado y lo señalamos como lo mejor de “Chema…” a Carlos como nuevo integrante de Pura Lata Teatro le seguiremos la pista pues logra hacer crecer su personaje hasta ocupar el papel protagónico que le corresponde.

Albricias pues a nuestro Encuentro que ha dado inicio con un montaje visto y aplaudido por unos doscientos cincuenta espectadores amantes del Teatro.

Mario Ficachi


¿Duermen los peces?

Compañía: Teatro ReNo de la ciudad de México

Autor: Jens Raschke

Directora: Aracelia Guerrero

Con larga historia en el Encuentro de Amantes del Teatro la compañía Teatro ReNo (Re-sendiz, No-lasco) presenta este atractivo monólogo e invita a que la dirija la experimentada actriz/productora/maestra/directora de escena Aracelia Guerrero egresada de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, que, por decir lo menos, ha incursionado en el ámbito teatral desde hace ya 35 años. Estéticamente la propuesta es impecable, la dirección es sobria y efectiva y lo mismo puedo decir de la extraordinaria actriz Adriana Resendiz que nos divierte y permite vivir los registros emocionales más profundos.

El premiado dramaturgo alemán Jens Raschke tiene 46 años, se ha especializado en escribir obras para niños y adolescentes “¿Duermen los peces?” es su tercer texto, lo estrenó en un importante recinto teatral de su natal Kiel el 29 de enero de 2012. Es la primera de sus obras que conocemos en México.

Los padres enfrentan todo tipo de preguntas formuladas por sus hijos, sobre todo cuando son pequeños, después, a partir de los 15 años la vida les es completamente conocida y creen saberlo todo de la existencia, la historia, los grupos musicales, las drogas y las mujeres. La chica que vemos en escena se llama Jette, ha cumplido diez años, es decir, entra en el grupo de los niños y niñas preguntones. Si el padre no sabe las respuestas se encoje de hombros, si por el contrario sabe la respuesta la simplifica lo más posible, por cierto es sintomático que tratándose de una obra alemana el padre no responda a las preguntas de Jette “Pregúntale a tu mamá” que, por lo general es la forma de zafarse de un hijo preguntón en nuestro país. La niña se enfrenta ante la muerte de su querido hermano Emilio y ese es precisamente el tema de la obra: la muerte.

Para los mexicanos la muerte es parte de nuestra cultura ancestral y su tratamiento llega al folclor más abigarrado. El tema para los alemanes tiene otro contexto y repercusiones, otro enfoque. Jette y su familia tienen como anécdota viajar a Valle de Bravo en el estado de México ¿es mexicana Jette y sus padres? Debemos suponer que sí, aunque muchas familias alemanas viven en México y, supongo, conocen los alrededores de la capital. Los alemanes son incisivos, repetitivos, constantes, analíticos y a veces “cuadrados” v.gratia: son las tres de la mañana en Berlín, el semáforo peatonal está en rojo, no se ven autos en cientos de metros a la redonda, el alemán espera la luz verde para cruzar, yo, mexicano no espero. Señalo este ejemplo porque la obra cae en repeticiones propias de la cultura del autor, que, en mi opinión, debió cortar la directora.

Jette vive la muerte de Emilio a través de los ojos de sus padres, sus compañeros de escuela, los de su hermano, su tío Jonás, su maestra, los compañeros de Emilio en el hospital, un sacerdote, una terapeuta, otros niños que han enfrentado la muerte y un gato. Demasiadas vueltas. Merece la pena recortarla, de todas maneras resulta excelente así que gracias por ello.

Mario Ficachi


La batalla final

Compañía: Arte Tláhuac

Autor: Víctor Hugo Vargas

Director: Víctor Hugo Vargas

Con un numeroso grupo de actores en formación, 26 para ser más exacto, Víctor Hugo Vargas que además interpreta al personaje protagónico nos cuenta la historia del Ángel Gabriel que, en busca de seis pastores deberá conducirlos para presenciar el nacimiento del hijo de Dios. En su caminar hallarán todo género de complicaciones urdidas por los demonios para evitar que cumplan con su cometido, es decir estamos ante una pastorela. El manejo de tantos actores en escena suele ser complicado y en ocasiones se nota que hay actores poco convencidos de su tarea en el escenario, se distraen y le dan poca importancia al texto que les corresponde. Demasiadas pausas hacen que el montaje falle en cuanto al ritmo se refiere. La emisión de la voz es una carencia evidente en la formación de algunos actores. La obra exalta con un estilo decimonónico la situación en que la humanidad se encuentra, esto hace que el interés del público decaiga. Cuando se cuenta con un grupo tan nutrido ¿es necesario darle el papel masculino de Mefisto a una mujer? Mi respuesta es NO, el director debe probar y capacitar alguno de sus integrantes masculinos.

Resalto dos escenas del montaje que resultaron excelentes: particularmente una en la que en forma relajada los actores/personajes hablan sobre sus propios miedos. Intuimos que esa escena tiene un proceso de improvisación valioso que demuestra que las palabras sencillas y no las rebuscadas son las más efectivas cuando de una pastorela hablamos. Otra escena relevante, por la estética que nos aporta, es la del cruce de un puente flotante. Reiteramos, dirigir un grupo amplio de actores en formación puede ser un conflicto para quien además de ser autor, director y actor de la obra no cuenta con un punto de vista neutro que le ayude con la movilidad de tanta gente en escena. Esa escena logra mantener el interés del espectador por el trabajo corporal de sus integrantes.

Si Víctor Hugo Vargas revisa un video de su trabajo, cosa que resulta obligada en estos días como herramienta educativa tanto para maestros como para estudiantes de actuación, podrá agilizar el ritmo de su puesta en escena y darle el tiempo que requieren algunos de sus actores para mejorar su participación.

Mario Ficachi


La calaca, nuestra señora del hueso

Compañía de Teatro del Banco Azteca

Autor: Hogo Argüelles

Director: Israel Chávez Velasco

Con una excelente producción que suponemos que se trata de la inversión de un programa social para empleados del Banco Azteca, se presenta esta obra del reconocido autor veracruzano Hugo Argüelles (1932-2003). La anécdota está circunscrita en la necesidad que tiene ---al parecer toda la humanidad--- de saber qué hay después de la muerte y si podemos dar marcha atrás para recobrar la vida en caso de sabernos muertos.

Un dibujante no acepta su condición de difunto, y otro, nada menos que José Guadalupe Posada sale de su tumba para presentarle a la catrina que, según el autor, es su máxima creación. Entre versos ingeniosos, un baile y la escenificación de un par de historias muy atractivas para todo grupo estudiantil (por poderse presentar sin el contexto ya expuesto) la obra transcurre con buen ritmo y termina por agradar al público.

Las actuaciones cumplen con lo que propone la obra, el trazo del director no complica el desarrollo de las escenas; sólo que resulta extraño escuchar a Posada con tono norteño y de figura esbelta siendo que tal interpretación le correspondería al actor con sobrepeso.

Un montaje digno del XXIX Encuentro Nacional de Amantes del Teatro que asiste en representación de la Delegación Tlalpan de la Ciudad de México. Ojalá y otras instituciones bancarias incluyeran entre sus prestaciones la formación artística como es el caso del Banco Azteca. Recuerdo que en los años ochenta del siglo pasado Telmex hizo lo propio y logró resultados sorprendentes con su grupo de empleados… pero en fin, ese ya es otro tema.

Aplaudo con entusiasmo esta obra que le da al Encuentro el nivel artístico que esperamos se repita en otros montajes.

Mario Ficachi


Un Dios Salvaje

Compañía Banana Teatro de Cuernavaca Morelos

Autor: Jasmina Reza

Director Adrián Miranda

Estamos ante un excelente texto, traducido ya a 35 idiomas, de la multipremiada escritora y actriz francesa Jasmina Reza (1959) escrito hace apenas unos años (2011) dirigido y adaptado magistralmente para el cine nada menos que por Roman Polansky. El dato de que se trata de una comedia dramática debió ser contundente para el director con el fin de no caer en momentos francamente fársicos como la risa de uno de los padres.

Con un elenco eficiente, la obra transcurre aportando elementos banales y profundos que van perfilando a los personajes ayudándonos a conocer sus limitaciones, puntos de vista, escolaridad, vicios, profesiones etc. Todo parte de un altercado entre sus hijos que habrá de desatar entre sus padres una verdadera tormenta. Conocemos este tipo de situaciones en los que son los padres quienes terminan violentando a otros padres por algo que, entre los mismos jóvenes, podría resolverse amigablemente cómo es el caso.

Se trata de hacer una crítica a la sociedad moderna atrapada entre los teléfonos celulares y la hipocresía propia de matrimonios socialmente correctos pero con serios problemas de mediocridad, alcoholismo y frivolidad.

La situación queda clara para los espectadores, el trazo es correcto, lamentablemente en la función que vimos hubo varios momentos de falla de memoria que ocasionaron alentar la obra.

Recomendamos al grupo mejorar lo que a producción se refiere. Los sillones parecen sacados de un camión de basura y los supuestos libros de arte (todos cubiertos de papel amarillo) pueden adquirirse en librerías de viejo a bajo precio. Por lo demás es de agradecerse el esfuerzo realizado por todo el grupo para mostrar un texto tan rico y actual. Felicitaciones a Dalia Saucedo, Irving Toledano, Maryuri Demesa, Luis Figueroa, adrián Miranda y Vicente Cisneros.

En Cuernavaca Morelos se está haciendo buen Teatro.

Mario Ficachi


Los fantasmas de Santiago

Compañía: Adhara Primer Acto Ates Escénicas. Ciudad de México

Autor: Francisco Barcala

Director: Adan Leyte

Cuatro excelentes actores, algunos con experiencia en programas televisivos, se reúnen para montar una comedia confusa que, bien los dice el propio autor/actor en una de sus participaciones: ¿qué vamos a hacer? (Pues es obvio que no sabe cómo terminar).

La anécdota de una casa embrujada y la necesidad de atrapar a los fantasmas se agota desde el principio, entonces el público está esperando la cascada de chistes que van y vienen nuevamente en forma caótica.

Con una escenografía que más merecería la pena no usar, como por ejemplo la “chimenea encendida” inútil y una mesa digna del taller de un carpintero en bancarrota, la obra transcurre salpicada de chistes predecibles y entradas y salidas innumerables que nunca se justifican del todo. Por su parte, el vestuario y el atrezzo funcionan bastante bien. Así como algunas de las pistas musicales, la de la Pantera rosa y su coreografía por ejemplo. Pero todas las demás están sobre los parlamentos de los actores impidiendo ser escuchados. Esto lamentablemente sucede en casi todas las obras programadas en el Encuentro, lo cual con hace pensar que o no prueban la parte técnica durante ensayos o no hay en cabina alguien que, conociendo la obra, maneje los volúmenes del equipo de audio.

En resumen: estamos ante un montaje desbalanceado porque las actuaciones son buenas pero no hay texto. Ojalá el grupo Adhara encuentre una obra que permita a sus integrantes lucir sus capacidades en algo menos superficial.

Mario Ficachi


Tezcatlipoca

Compañía Teatral In Lak´Ech del Estado de México

Autor David Alberto Pérez López

Director David Alberto Pérez López

Estamos ante un fenómeno teatral a todas luces interesante. Me explico:

El Autor/Actor/Director de la obra cumple casi a la perfección sus tres papeles, es creativo, original, arriesgado, disciplinado, bien formado y atractivo… sólo que le falta una dosis de humildad y rigor. Ignoro si además es maestro pero podría serlo. ¿Cómo puede solucionarse la falla que encuentro en este joven tan productivo? En mi opinión permitiendo que alguien más vea el proceso de su trabajo y le externe sin cortapisas su opinión. Claro que si ese alguien es su enamorada novia, su amada madre o su compañero de andadas (su carnal) entonces es posible que el experimento no funcione. Lo que le propongo a David Alberto es invitar a un vecino, un maestro, un joven vendedor de jicaletas, la señora de las fritangas de la esquina y al anciano que arregla las bicicletas a que vea su trabajo y después de verlo le expongan: A) Si entendieron de qué se trata su obra B) Si escucharon a los actores C) Si les gustó lo que vieron.

La anécdota de la obra si bien inicia siendo confusa se va comprendiendo en tanto los personajes hablan de una familia, de una casa, de la muerte de sus padres, de una enfermedad y de cosas que son cercanas a todos. Es Texcoco, hay tres hermanos y una hermana, uno de los hermanos, el mayor está enfermo y detecta el poder, es el líder, la hermana que aparentemente es adoptada resulta heredera universal de sus padres, la casa en la que viven es codiciada por cada uno de los hermanos pero no de aquella que resulta beneficiada. Se entabla un enfrentamiento y todos resultan perdedores. Una parte es incomprensible: el uso de una flecha para obtener el cerebro y cuerpo de un humano. ¿Será la parte futurista de la obra? Eso queda confuso pues no hay señales de tratarse de una obra ubicada en otro siglo que no sea el presente.

Excelente movimiento escénico, bella coreografía y vestuario, imaginativo maquillaje, tratamiento eficaz del espacio, la iluminación, la pista musical PERO la pésima dicción de su elenco y particularmente la correspondiente a Andrea echa a perder el trabajo; la obra deja de serlo cada vez que Yoalli “dice” sus textos. El director estaba ocupado en la estética y producción general de la obra y olvidó preocuparse por trabajar la voz de su actriz. Le hace falta rigor.

El maestro Manolo Villalpando se ofrece a ayudar a que este montaje sea perfecto ocupándose de la dicción del elenco. Su teléfono es 55.413872.

Mario Ficachi


Quiero ser Michael Jackson

Compañía TopuTshi Teatro de la ciudad de México

Autor Noé Nolasco

Director Noé Nolasco

Estamos ante un “cliente” asiduo al Encuentro Nacional de Amantes del Teatro. Muchos han sido los trabajos que ha presentado la compañía en cuestión, el año pasado nos ofrecieron “Vampiros mi musical” que en mi opinión resultó un verdadero desastre.

En este año TopuTshi Teatro nos regala una comedia plena de momentos agradables con integrantes comprometidos, moraleja, excelente música y todo lo que requiere un trabajo digno de su autor/director además de excelentes actuaciones. No se requiere una producción compleja, un tema rebuscado, vestuario caro, mobiliario o utilería sofisticada para hacer un trabajo de calidad.

La anécdota es sencilla: dos matrimonios mexicanos de la clase media trabajadora se reúnen a ver un partido de futbol. Los esposos entran en conflicto porque ambos se consideran el fan número uno de Michael Jackson. En ese momento se enteran de la convocatoria de un concurso llamado “Quiero ser Michael Jackson” ambos deciden concursar, a partir de entonces se convierten en contrincantes y para ganar todo está permitido incluyendo brujería o el robo de las pistas musicales de uno de ellos. Con el pretexto del concurso nos enteraremos de la problemática de cada matrimonio la suerte del mismo estará en juego de la mano del concurso.

La obra termina cuando uno de los participantes demuestra ser el mejor, sin embargo ha perdido a su familia por enajenarse con el tema del concurso; el perdedor se reúne con su esposa, pide disculpas y todo vuelve a la normalidad.

Temas variados: crítica a los concursos televisivos, revisión de valores sociales, la amistad, la enajenación, el trabajo, el alcoholismo, la “pasión” futbolera, los matrimonios obligados, la envidia. Una buena obra sencilla, divertida y crítica. Felicitaciones al elenco y a su director. Un trabajo que ganó con creces el aplauso entusiasmado del público. ¡Bravo!

Mario Ficachi


¿Ninfómanas?

Compañía Grupo de Teatro Conin de Querétaro, Querétaro

Autor Federico Roca

Director Felipe Morales Hernández

El año pasado este grupo presentó la obra “Toc, Toc” en la que trataba un tema de la conducta conflictiva del ser humano, el Trastorno Obsesivo Compulsivo. Un grupo en formación con un tema atractivo y dirección eficiente. Ahora el grupo nos presenta otro tema del trastorno psicológico: La exageración patológica del deseo sexual en las mujeres.

Dos mujeres convencen a un taxista, después de su servicio, a que suba a su departamento “a descansar”. El taxista da por hecho que tendrá sexo con ellas y muestra el interés propio de un macho ante dos hembras, pero se encuentra con que sus clientas no son totalmente normales; a una le da por iluminar exageradamente la casa con velas y la otra es torturadora/moralista/guerrera/secuestradora… en resumen el entorno de ambas es demencial y eso le va complicando la situación al pobre tipo que termina por huir del acoso de las hermanas salvando así su pellejo.

Una obra que podría muy bien mostrarse en un espacio pequeño para concentrar las características de los personajes se resuelve en un espacio amplio que termina por cansar al espectador por tanto movimiento repetitivo del elenco. Un ejemplo de este exceso de movimientos lo tenemos en la escena en que Pandora entra el serrucho para destazar a su presa; la herramienta podría estar dentro del escenario pero la actriz hace mutis para traerlo de entre cajas. El histrionismo del taxista interpretado por Erick Fernando Estrada Ramírez (Antonio) salva las escenas interviniendo en forma incluso improvisada ante las partes a veces alentadas de las actrices.

A Teatro lleno el grupo Conín recibió nutrido aplauso. Mucho es el esfuerzo por alzar el telón, lo sabemos, ojalá les veamos el año próximo con un texto en el que intervengan más de tres elementos.

Mario Ficachi


Metro-Cita

Compañía Teatro No verbal

Autor Alexander Minchenko

Director Alexander Minchenko

Con una excelente producción, gran colorido, muy bien confeccionado vestuario, maquillaje eficiente y bella construcción de atrezzo vemos un trabajo de pantomima delicado, divertido y técnicamente impecable.

Las historias de los usuarios en el Transporte Colectivo Metropolitano (Metro) pueden ser múltiples; la Compañía Teatro No verbal elige las que le han parecido atractivas para su espectáculo sin que en ellas ponga ese plus que debemos exigirle a todo grupo teatral, me refiero a una postura ética y de compromiso. Finalmente su audiencia es familiar. Me explico: Los mimos suelen simplificar su trabajo eligiendo condiciones abstractas en cada personaje, estereotipos pues. Este será el malo, esta es la mujer sexi, este otro es el policía, este otro el enamorado, este el niño, este otro un anciano etc. El problema es que sus interpretaciones no van acompañadas de un aporte ético, se limitan a mostrar a los personajes interrelacionados sin ese plus que los tiempos nos exigen. No todo lo que sucede en el metro resulta risible o simple. Hay detrás de cada personaje un drama. Las limitaciones de la mujer sexi se reducen a subirse el busto y mover las nalgas, una y otra vez lo hace y sus apariciones cansan, son previsibles… las formas de seducción se simplifican a un punto francamente aburrido; afortunadamente otros personajes como el joven rapero le aportan al espectáculo la modernización esperada.

He visto espectáculos dancísticos en los que abunda el humor y para sorpresa de los espectadores el ejecutante incluye alguna palabra o interjecciones que enriquecen su trabajo. En mi opinión los mimos de nuestro siglo debieran tener presente esa posibilidad.

Mario Ficachi


Ópera pánica

Compañía Absit

Autor Alejandro Jodorowsky

Director Guillermo D. González

La obra que nos ocupa fue escrita en el año 2001 por el muy prolífico y multifacético creador Alexandro (Tocopilla, Chile 1929). Es interesante que el grupo que nos ocupa se haya autobautizado como Absit, el diccionario dice:

“Es una voz latina que se usa familiarmente en el idioma español o en castellano de manera de interjección, para manifestar el deseo de que una cosa vaya lejos de nosotros, o de que Dios nos libre de ella. Es un término poco usado

Desde el vestíbulo del Teatro Julio Jiménez Rueda parte del elenco inicia su actuación en forma a veces histérica lo que va dando la tónica del espectáculo, y en efecto, parte de las 25 escenas presentadas resultan fallidas por la falta de comprensión del texto que roza en lo filosófico y en ocasiones en sutiles formas de la ironía, el sarcasmo, la reflexión común.

Once son los actores y, según indica el programa de mano, 92 son los personajes. Algunas de las historias resultan incomprensibles, las más tienden a mostrarse como si de un comic surgieran y cuyo traslado al escenario resulta fallido. Las Fábulas Pánicas del autor son trasladadas al Teatro sin la eficiencia que tuvieron en su momento invitando al lector a un análisis de su realidad.

En mi opinión, hubo tres escenas extraordinarias: 1. La de dos niños, una niña y un niño que buscan la manera de enojarse y pelear ya que eso parece “estar de moda” al final se dan cuenta que su amistad es más importante. Los jóvenes actores han vivido su niñez y eso los capacita para mostrarse tal y cómo los niños lo hacen, es decir, su referente es directo. 2. La de alguien que defiende su inocencia sin más argumentos que el grito desesperado “Soy inocente”. 3. La del tipo que requiere ser salvado de ahogarse y al pedir ayuda se encuentra con disquisiciones filosóficas en vez del auxilio solicitado.

Mis felicitaciones al elenco y particularmente a estos actores (que por interpretar tantos personajes se pierde su crédito).

Mario Ficachi


Negrona Yeah

Compañía Taller de Teatro SEXTO SOL de la Universidad Autónoma de Nayarit

Autor Luis Méndez Hernández

Directora Elizabeth Lomelí Sánchez

Vengan los aplausos, venga la alegría, venga el premio a la perseverancia, hemos encontrado la pieza dorada… la pepita de oro. Y Nayarit, sí, ese estado del que poco sabemos, nos da cátedra de Teatro de calidad logrado con actores jóvenes y con presupuesto de risa es decir con nada que no sean seis tristes bancos de plástico, una peluca blanca, y un teloncito plateado que costó 120 pesos.

Claro que detrás de tanto elogio hay un talento particular en la directora/maestra y un texto sensible sin pretensiones del autor/maestro.

¡Gran sorpresa en verdad! Ya lo veníamos venir con aquel trabajo de la “Risa extraviada” de Carlos Corona, que presentó este mismo autor hace dos años. Había una semilla en aquel trabajo que ha dado frutos y que ahora con gran placer disfrutamos.

¿A quiénes se debe el éxito de Negrona Yeah además de su autor y directora? A la mesurada y correcta Kimberly Carrazco (Negrona. La protagonista) a Nayeli Lara (la madre presumida e insoportable compañera de estudios) a Samantha Lara (la cariñosa tía y alumna cómplice) a Gabriel Velázquez (el maestro, director de la escuela y enamorado compañero de clase de María de Jesús… la Negrona) a Elías López (el alumno solidario) y a Luis Hernández (padre cariñoso y alumno conquistador). Un elenco que ni pintado. Bien trabajado por su directora y con algo único digno de ser reconocido… una dicción perfecta.

Narraturgia que trata los temas actuales de la adolescencia, el bullying, la violencia familiar, el enamoramiento juvenil, la amistad, los estudios, la mentira.

Nayarit demostrando que allá además de bellas playas hay gente de Teatro que hace las cosas derrochando talento. De pie los aplaudo y grito ¡Mil veces bravo!

Mario Ficachi


El Héroe de Barrios

Compañía Mascarilla Teatro

Autor y director Luis Méndez Hernández

Nuevamente es Nayarit que sube al escenario. El mismo talentoso autor de “Negrona Yeah” juega ahora con una pieza didáctica propia para niños ocupándose del tema de la recolección de la basura. Tres son sus actores: Jazmín Briler, Carlos Seefoó y Brayan Aguiar. Estamos nuevamente ante el estilo dramático de moda: la narraturgia.

La sola pregunta del qué hacer para mejorar la calidad de vida en una ciudad nos remite a las soluciones que otros países han puesto en práctica tratándose de la basura. Barrios ha crecido junto a su madre que es barrendera, su ejemplo es suficiente para considerarla una heroína, a su muerte Barrios seguirá el ejemplo de ella haciéndose cargo de la basura de su ciudad; ha compartido su escasa educación con otros dos niños: Dulce, que más adelante se convertirá en defensora de la ecología y Apofis, un chico limitado en todos sentidos, hijo de un político y celoso de Barrios. La historia, llena de momentos propios de las edades de los personajes termina, después de gran variedad de anécdotas, con la boda de Dulce ¡con Apofis! lo que no se comprende del todo y resulta difícil de justificar. El autor está ante la disyuntiva de elegir un esposo para Dulce: Barrios o Apofis, y ahí está su error, dramáticamente hablando puede sorprender al espectador con algo menos convencional ya que el comportamiento de los personajes masculinos es antagónico. Dulce se casa con el menos indicado dadas las circunstancias planteadas. Barrios termina aceptando un rechazo que lo llevará a la frustración absoluta pues, como suele pasar, el dinero define las relaciones personales. A Luis Méndez se le escapa haber propuesto una opción diferente ya que en nuestros días los políticos son rechazados socialmente, y los niños lo saben bien.

Con simples cubos y un vestuario adecuado el elenco se desenvuelve en forma correcta, con buena dicción y manejo corporal adecuado.

Nuevamente Nayarit hace que el Teatro Julio Jiménez Rueda les premie con una cascada de aplausos muy merecida. Felicitaciones.

Mario Ficachi


La historia ridícula del oso polar que se quedó encerrado en el baño del restaurante

Compañía de Repertorio Teatral del Instituto Irapuato

Autor Luis Santillán

Director Roberto Rivero Barquín

Luis Santillán es egresado del Colegio de Literatura Dramático y Teatro. Participó en el Primer y Segundo Diplomado Nacional de Estudios de Dramaturgia. Fue Becario de Jóvenes Creadores (Fonca) 2006-2007 y 2011-2012. Parte de su obra ha sido publicada por Ediciones El Milagro, Tierra Adentro, Los texto de La Capilla y Libros de Godot. Es docente en la Escuela de Escritores de la Sogem, colaborador del Boletín Paso de Gato y de carteleradeteatro.mx”

En el programa de mano se nos explica que estamos ante una obra que “ya ha sido galardonada en varias ocasiones”. La trama no es simple, vemos tres historias relacionadas de alguna forma: la primera es la de una dramaturga que hace su propia interpretación a la cláusula diez de la convocatoria del concurso donde envió una de sus creaciones (justo la obra que vemos); ella ha leído mal dicha cláusula y busca el apoyo de su madre para huir del país pues su vida peligra creyendo que es ella quien “será destruida” y no su manuscrito en caso de no ser premiada. La segunda historia es la de un par de mujeres discutiendo en torno a una muerta de la que no sabremos nada. La tercera historia es la de otra pareja de mujeres que se la pasa recordando canciones del siglo pasado; una de ellas dice estar embarazada siendo virgen. Las dos se divierten balaceando a los transeúntes desde su balcón (entre ellas la madre de la dramaturga de la primera historia). Tanto en el vestíbulo del Teatro como en el escenario irrumpen personajes diversos: un oso, dos asesinos, un voceador, un anciano y un deportista. Todo esto le aporta a la obra un total desconcierto con detalles hilarantes aislados. Resumiendo: Ni oso, ni restaurante, ni baño y sí historia ridícula. La obra pierde ritmo por no suceder en forma simultánea, lo que le daría justo el tono que busca el autor

El público se divierte. Muchos de los espectadores identifican la palabra Teatro con diversión y están dispuestos a encontrar motivos para reírse a toda costa.

Bienvenido el estado de Guanajuato a nuestro evento. Esperamos verlos de nuevo el próximo año.

Mario Ficachi


La casa de Isabel Abad

Compañía Tercera llamada de Huamantla Tlaxcala

Autor Sergio Torrejón Martínez

Director Ricardo Rojas Ramírez

¿De dónde surge esta obra tan apegada al estilo del gran poeta granadino Federico García Lorca? ¿Quién ha logrado la magnífica confección del vestido de la actriz que representa a Isabel Abad? ¡Albricias! Por la elección del texto, por el vestuario tan apropiado (aunque no deja de sorprender el rojo encendido del vestido del personaje Alicia) y por el conjunto todo, del que particularmente, hay que aplaudir el desempeño de Reyna Daniela Aguilar Hernández cuya Inés nos recuerda a la Poncia de “La Casa de Bernarda Alba” de Lorca.

Muy poca información he encontrado del autor que lo es también de “Revólver” monólogo de un viejo que se considera feo y que, con el fin de trascender, ha decidido convertirse en criminal. “Nadie recuerda el nombre del novio en una boda pero todos recuerdan el nombre de un asesino” dice el personaje. Y aquí encuentro que hay un tema que obsesiona al dramaturgo: la fealdad. Inés, la criada de la obra que nos ocupa es fea y tiene su mejor momento refiriéndose a su fealdad en una excelente escena muy bien dirigida por cierto.

Flora tiene 32 años, se considera “quedada” su madre Isabel la observa e impide salir, Inés la criada se encarga de hacer las compras, cocinar y traer los chismes del vecindario. Surge un personaje femenino, Alicia, mujer golpeada por su marido. Ella se refugia en casa de Isabel y Flora, la sigue su marido que morirá en manos de Flora. Entre Inés y Flora se deshacen del victimado. Después la madre indaga con quien se reúne su hija pero es engañada por Alicia que es quien visita a Flora en las noches. Un amor que sí se atreve a decir su nombre. Final inesperado por algunos pero que se teje sutilmente en miradas.

Un buen trabajo que requiere corregir la dicción de su elenco pues todas las actrices tienden a apretar la garganta al hablar y dejar caer sus parlamentos al final de cada frase. Lo que puede mejorarse con ejercicios básicos.

Mario Ficachi


La terapia de Miquiztli

Compañía de Teatro La Cura

Autor Adrián Escobar y Mitzi Razo

Director José Luis Mejía

Juan M. Lope Blanch escribió un libro excelente publicado por la UNAM en 1963 que lleva por título: “Vocabulario Mexicano relativo a la muerte”. En él se encuentra todo lo referente al tema. Es decir todo lo que en aquellos años el autor encontró sobre la muerte.

Miquiztli es el Dios azteca de la muerte; representado en esta obra por una mujer que nos recuerda a la Catrina de Diego Rivera de su conocido mural “Sueño de un tarde dominical en la Alameda Central” que a su vez nos remite al grabado de la “La Calavera garbancera” de José Guadalupe Posada.

Miquiztli decide visitar a un psicólogo para que le ayude a resolver sus problemas con su hermana melliza La vida. El doctor recibe al personaje que después de exponerle su caso le informa que tiene por tarea llevarse a alguien que le es muy cercano. El doctor enumera a varios parientes pero olvida a su propia madre que es a quien ha de llevarse la calaca. Pero en el inicio de la obra hemos tenido como información que al doctor no le importa mucho su progenitora pues rehúye visitarla. Así que si hay una moraleja en la obra es “Visiten a sus padres antes de que mueran”

Entre chistes y bailes la relación de los personajes se va tejiendo en forma algo forzada pero eficaz para un público noble y amable que está en el Teatro Julio Jiménez Rueda con el único fin de pasarla bien.

Mario Ficachi


Pedro y el Capitán

Compañía Grupo Tragos

Autor Mario Benedetti

Director Pedro Aguayo Chuc

Desde que esta obra fue estrenada en México por la Institución Teatral El Galpón de Uruguay en su paso por nuestro país, se ha convertido en “caballito de batalla” de grupos tanto estudiantiles como profesionales. En 2015 la versión dirigida por Edgar Bucio fue ganadora del Rally de Teatro Independiente que se organiza cada año en el Centro Cultural El Foco y se presentó el año siguiente en la XXVIII edición del Encuentro Nacional de Amantes del Teatro.

Mario Benedetti (1920-2009) escribió en 1979 “Pedro y el Capitán” sobre la relación de un torturado y un torturador en cualquier lugar de Latinoamérica. Cada uno aferrado a cumplir con su misión, la del Capitán, que Pedro hable, la de Pedro no hablar. Conforme el texto se desarrolla los papeles se cambian. El torturador pasa a ser torturado psicológicamente por el torturador. En esta ocasión la obra se sitúa en nuestro país. Y en mi opinión no se logra el cometido propuesto por Benedetti.

Carlos Anaya interpreta a un militar mexicano y cuenta sobradamente con atributos para que lo veamos como tal. Su imagen y actitud se relacionan con lo que sabemos, hemos leído o imaginamos sería un verdadero capitán de nuestro ejército. Por su parte Pedro, Carlos Christian Díaz Gutiérrez, tiene todo para identificarse con un chilango o mexiqueño como nos dicen ahora. Ambos cumplen con los señalamientos del director quien decide introducir a dos personajes más en la obra: un militar (cuya imagen es demasiado débil) y Aurora alias “Beatriz” mujer de Pedro. Esta última debe ser evocada por el torturado y, creo, no debiera aparecer (tan es así que no tiene crédito en el programa de mano).

Un trabajo digno por parte de los dos actores que termina siendo fallido por errores en su dirección. El elección de un espacio amplísimo como mazmorra por ejemplo.

Mario Ficachi


Los monólogos de la ignominia

Compañía Taller de Teatro Municipal Loló Navarro. De Veracruz

Autores Óscar Liera, Rosa Sánchez y Diana Álvarez

Director Carlos Arturo Corona

Estamos ante la selección de cuatro monólogos interpretados por un elenco femenino. La ignominia (Deshonra u ofensa que una persona recibe públicamente u ofensa grave que afecta la dignidad o el honor de una persona) elegida se relaciona mayoritariamente con la violación de hombres a mujeres.

“Camaleones” de Oscar Liera (1946-1990) Una chica parece hablar con su padre a quien le expone su homosexualidad, el sufrimiento que le causa aparentar ante la sociedad ser heterosexual y su angustia por haber terminado con su pareja. El supuesto padre es un maniquí. “Algún día” termina diciendo. Es decir, algún día me enfrentaré a ti para decírtelo cara a cara. Cuando Oscar Liera escribió este texto hace 36 años lejos estaba de imaginar la realidad que hoy vivimos relacionada con la libre elección de amar. El mundo ha cambiado tanto que el texto resulta obsoleto. La actriz tiene presencia pero su constante lloriqueo hace imposible seguir su parlamento.

“Tengo 17 años” de Rosa Sánchez (no encontré datos de la autora) Drama de una joven que ha sido violada por su padre a quien termina matando. Con el mismo problema de dicción y llanto continuo la actriz impide que su texto sea del todo comprendido. Cuando se relata algo del pasado no se vive del todo; la denuncia tiene más efecto cuando se habla con intención de hacer que el otro tenga conciencia del horror por el que pasó el relator.

“Maltratada” de Rosa Sánchez. Las relaciones sexuales entre esposo y esposa han sido y serán siempre una incógnita para ambos si han permanecido vírgenes, lo que según parece hoy en día es difícil que suceda, salvo quizá en las comunidades rurales. La mujer opta por matar a su esposo por sus abusos. Nuevamente un texto que suena obsoleto y otra vez una actriz que no matiza sus parlamentos.

“Carta de mi hermano no-nato” Autor anónimo. Emi Morales que no llega a los diez años, con perfecta dicción lee una misiva “escrita” por su hermano al que impidieron nacer. Será interesante ver su desarrollo a futuro como actriz.

Mario Ficachi


Freak Show

Compañía CucaraMacara Teatro. Ciudad de México

Autor Martín Giner

Director Luis Miguel Aparicio

Martín Giner (Tucumán Argentina 1989) ha escrito una farsa muy atractiva: Un presentador de circo nos muestra a dos personajes que vivirán un romance pleno de contrastes. El hombre teme enamorarse por conocer una maldición familiar que le predice la muerte. La mujer es tan romántica y vanidosa que espera a un príncipe azul tal como lo pinta la literatura infantil. El final es el triunfo del amor por encima de nubes color de rosa y sentencias malévolas ancestrales.

Luis Miguel Aparicio ha confundido el género de la obra; la ha manejado como una comedia ligera. La actriz que representa al presentador, Jazmín Hernández, no cumple con las expectativas de este tipo de personajes que son abiertos con exagerados gestos y alto volumen de la voz. Por lo que respecta a los actores que representan a “Josefina” Jazmín Salguero y Luis Ángel Flores “Cecilio”, llenan el espacio con soltura y un carisma propios de actores con mucha más experiencia, su trabajo está más apegado a la farsa.

En realidad no hay fenómenos en el circo y tampoco el ambiente propio de lo que identificamos como circense; la supuesta “tragedia titánica e insólita” que se nos presentará no es tal sino una historia de amor muy bien escrita por cierto en el estilo de Narraturgia. Finalmente ¿hay alguna razón por la que el escenario está lleno de pequeñas jaulas? Una carpa hubiera sido lo adecuado para llevarnos al Circo prometido.

Pese a los detalles que anoto hemos visto un trabajo profesional, con propuesta arriesgada, de excelente factura. De lo mejor hasta hoy en el Encuentro Nacional de Amantes del Teatro. Felicitaciones.

Mario Ficachi


Lisístrata´s HOUSE

Compañía Enlace Teatro de los estados de Nuevo León y Tamaulipas

Autor Adaptación colectiva a la obra original de Aristófanes

Director Luis Mario Flores

La anécdota de una de las grandes comedias griegas es bien conocida por la gente de Teatro: Un grupo de mujeres se reúne para acordar privar a sus maridos de relaciones sexuales con el fin de alcanzar la paz. Es decir, en tanto haya guerra las mujeres no se acostarán con sus hombres.

La adaptación que han hecho las actrices, su director y alguien más, es confusa al inicio pues los personajes hablan de no estar contentas con sus maridos por el tiempo que pasan trabajando, no por estar en guerra. Esto debiera quedar claro desde el principio: Se trata de que cese la guerra. La idea de adaptar el texto a nuestro país adquiere presencia y fuerza cuando Lisístrata, Adriana Ramírez Guajardo, en un monólogo frente a los espectadores habla de acabar con secuestros, feminicidios, ahorcados, desapariciones… es decir el propósito del pacto de las mujeres se identifica con la realidad del público.

Las constantes improvisaciones de las actrices usando expresiones juveniles del norte de la República terminan por desinteresar al espectador común de la ciudad de México, entiendo que no es a nuestro público que la obra está dirigida pero bien valdría la pena revisar dichas improvisaciones en las que, la mayor de las veces, las actrices hablan al mismo tiempo y no nos permiten entender lo que dicen.

Hacer que un par de espectadores participen en el montaje expone a que las cosas se salgan de control por el tono en que las mujeres juegan a seducirlos. En la función que nos han presentado el espectador que aceptó participar en el “Teatro de sombras” fue después olvidado y tuvo que bajar del escenario a oscuras lo que pudo ocasionar un accidente.

Con un vestuario apropiado, algunos momentos musicales y coreografía agradables el grupo de actrices terminó conquistando a nuestro público que siempre está dispuesto a pasarla bien.

Bienvenido los grupos de Tamaulipas, de Nuevo León, de Baja California… siempre será un gusto ver sus propuestas teatrales en nuestro Encuentro.

Mario Ficachi


La Sirenita

Compañía Stage Company. Ciudad de México

Autor Hans Christian Andersen (adaptación Alberto Ramos)

Director Alberto Ramos

El Encuentro Nacional de Amantes del Teatro ha ofrecido a sus fieles espectadores y multitud de “Amantes chiquitos” un espectáculo musical resuelto con excelente producción y un elenco probado ya en otros teatros, a saber, en el Teatro Libanés.

Durante dos horas el público gozó de la historia del enamoramiento a “primer naufragio” de una sirena con un príncipe. La bruja del mar, simpático personaje antagónico, le da piernas a la sirena convirtiéndola en humano, de esta forma tendrá posibilidades de volver a ver a su amado; paralelamente la bruja se transforma en una bella mujer que con sus encantos y artilugios hipnotiza al príncipe para casarse con él. La historia termina cuando el príncipe se recobra del hechizo y pide a Ariel (la sirena) que lo acepte como esposo.

Todos pensarían que la sirena es el personaje principal pero, al menos en esta versión, lo es “Sebas” un cangrejo interpretado por Yeyo Legorreta que baila, canta, chismorrea y está en todo lugar y a todas horas para que la obra no pierda ritmo.

El lleno absoluto del Teatro Jiménez Rueda fue una prueba irrefutable de que el esfuerzo que se ha hecho para presentar obras atractivas para niños y para adultos da el resultado esperado. El aplauso de seiscientos espectadores a “La Sirenita” debió de dejar satisfechos por sus trabajos a tan profesional elenco.

Mario Ficachi


Silencio… mimo en acción

Compañía CVG Teatro estudio. Cajeme, Sonora.

Autor Carlos Valenzuela

Director Carlos Valenzuela Gutiérrez

La pantomima ha enfrentado una suerte de olvido según la tecnología y nuevas modas de espectáculos escénicos ha venido surgiendo.

Es importante recuperar la belleza de los ejercicios de aquellos actores que optaron por dejar a un lado la palabra para intentar una expresión profunda y comprometida del cuerpo y particularmente de las expresiones faciales deleite de algunas generaciones en otra época. Carlos Valenzuela apuesta por retomar los ejercicios a que me refiero.

La caja de cristal, el jardín de las mariposas, las máscaras, el globo, ¿Porque la guerra? (sic) etc. fueron presentándose con la conocida participación de un asistente, aquel que muestra un cartón o lona con el título del ejercicio siguiente.

He llegado a ver grupos de danza que se animan a burlarse de sí mismos en sus números y de mimos que llegan a usar la palabra. Está bien. En este espectáculo la mejor parte fue “La cuerda” un ejercicio al que se invitó a participar a espectadores presentes; la respuesta fue de más de veinte niños y niñas de todas edades dispuestos a intentar hacer algo de pantomima. El problema fue que tantos infantes terminaron por desconcentrar al mimo que a través de un silbato parecía dar instrucciones complicadas de entender.

Un gran esfuerzo que requiere de rigor y concentración en ocasiones no logradas por Carlos Valenzuela a quien le sugiero investigar otros ejercicios para incorporarlos a su montaje.

Mario Ficachi


Adiós

Compañía Natura y Ficción. Ciudad de México

Autor Aureliano Castillo León

Director Aureliano Castillo León

Escribir, dirigir y actuar un texto termina por exponer múltiples fallas en un montaje. Esto es lo que le ha sucedido a esta puesta en escena que, con veinte minutos menos sería atractiva pero se alarga tanto que el mismo Aureliano Castillo en el papel del narrador termina diciendo más o menos: “Esto se está alargando demasiado, se están repitiendo las escenas y ya no entiendo nada” Y justo es lo que me pasaba a mí en el momento de escucharlo.

La Narraturgia como estilo tiene sus reglas; una de ellas es que los actores deben entrar en acción no sólo para ilustrar lo que acontece sino para enriquecerlo con gestos y textos complementarios. Otra regla es que la narración avanza en cada escena atrapando la atención de los espectadores que siempre deben estar interesados en el relato. Ambas reglas se infringieron en la puesta; los actores se van quedando varados ante la historia, sus acciones son mínimas y la misma parece no avanzar en lo más mínimo.

Por otra parte, no puedo más que comparar “Adiós” con “Freak Show” pues tienen elementos comunes en sus estructuras; ambas obras son tratadas como Narraturgias, ambas tocan el tema del amor entre dos jóvenes y en ambas hay un narrador de por medio. Las diferencias son muchas y hubiera sido importante que Castillo León viera la obra de Giner y la puesta en escena dirigida por Luis Miguel Aparicio ya comentada por el suscrito.

El trabajo realizado por los actores Iván Mar y Adriana Cecilia Millán es bueno, atienden las directrices del autor/actor/director que requiere un tercer elemento que le apoye con ojo crítico para mejorar su puesta. Por lo pronto reitero mi opinión, hay necesidad de recortarla.

Mario Ficachi


El Ornitorrinco

Compañía Eureka Arte y Producción. Puerto Vallarta, Jalisco.

Autor Humberto Robles

Directora Adriana Millán

Excelente comedia (en cartelera comercial) que lleva ya varias puestas en escena en diversos países de Latinoamérica, su autor Humberto Robles (Ciudad de México, 1965) lo es también de la conocida “Mujeres de arena” que se ha vuelto un texto llevado a escena en multitud de ciudades importantes en Europa y Sudamérica.

El Ornitorrinco fue escrita en 2001, su tema es vigente: el conflicto de una pareja cuyo varón es bisexual y cuya hembra experimenta ser infiel con el mejor amigo de su compañero sin saber que es su amante, sí, el amante del hombre con quien se acuesta. Los actores sostienen la obra que por desgracia se cae tan pronto la actriz escupe sus parlamentos. Una actriz guapa con posibilidades de crecer pero que debe dosificar su respiración y retomar la esencia de la actuación que es un goce continuo de permanecer en el escenario… parece que lo que quiere Nixtehá Sosa es salir corriendo del Teatro.

¿Qué sucede con la parte expuesta a través del sistema de sonido? La narración está llena de tropiezos, repeticiones y errores que dificultan la comprensión de lo leído. Podría afirmar que la lectora es la propia directora de la obra que, preocupada por lo que sucedía en escena, hablaba con torpeza.

Algunos señalamientos, en mi opinión el actor Andrés Vázquez, “Paco”, debe salir a la calle con camisa al final del montaje. Es ilógico que lo haga con pantalones de calle y descamisado. Dos: si los personajes beben tanto en las escenas, (de hecho combinan tequila con vino y alguna otra cosa casi todo el tiempo) el efecto debe notarse, al fin y al cabo han elegido el realismo como estilo; por último: si el texto pide revisar debajo de la cama y eso no es posible por estar el colchón al ras del suelo, pues se elimina la línea del autor.

Ese animal, el ornitorrinco, existe y es una mezcla de reptil, ave y mamífero. Algo así como la bisexualidad de los personajes masculinos en esta obra.

Saludos a los héroes que hacen Teatro en Puerto Vallarta y bienvenida siempre su propuesta artística.

Mario Ficachi


¡Únete Pueblo!

Compañía Taller de actuación de la Universidad Obrera de México

Autor Creación colectiva con textos de Emilio Carballido

Directora Ana María Nolasco

La existencia de Talleres de Teatro tanto en escuelas como empresas, en sindicatos o asilos, en comunidades indígenas o barrios, en grupos independientes o vecinales, en instituciones culturales o iglesias… persigan o no formar teatristas profesionales, son benéficos e incluso me atrevo a decir necesarios. Implican horas de ensayo, lecturas, convivencia, discusión, análisis, expresión de ideas, aprendizaje… en fin, desarrollo humano. Esto es lo que hay que resaltar en el presente trabajo que se presenta en el XXIX Encuentro Nacional de Amantes del Teatro. Hacer indicaciones sobre la escenografía, el uso del espacio, las actuaciones, el vestuario no viene al caso. Estamos frente a una comunidad que ha elegido el Teatro para expresar su visión de la realidad, sea ésta presente o pasada, se trate de una tragedia, una comedia o la narración de cualquier anécdota.

Celebro que se hayan acercado a un reconocido dramaturgo mexicano del cual mucho se ha escrito, que dedicó gran parte de su obra a grupos estudiantiles o en formación. De su manejo de diálogos y acciones se puede aprender. Los textos de Emilio Carballido (1925-2008) son reflejo de cómo somos los mexicanos. Leerlos, elegir alguno y sobre él construir dramáticamente un montaje debe considerarse un buen arranque.

Tanto “Los Conmemorantes” como “Únete Pueblo” representan momentos profundamente arraigados en el imaginario colectivo del pueblo de México. Pueden actualizarse tal como lo ha hecho el grupo de la Universidad Obrera de México porque por desgracia los agravios a la sociedad mexicana están presentes una y otra vez sin importar el color del partido que nos gobierne. Haber incluido el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero en forma digna, contundente y emotiva fue el mejor de los aciertos.

El grupo de la maestra Nolasco irá aprendiendo técnicas, géneros, proyección de la voz, expresión corporal poco a poco, tal como lo hemos hecho todos los que elegimos el Teatro como trinchera. Disciplinadamente mejorarán todos los aspectos de nuestra bella profesión la que les aseguro proporciona momentos de gran satisfacción.

Bienvenidos a nuestro evento.

Mario Ficachi


Tres amores en condominio

Compañía Grupo representativo de Actuación de la FES Acatlán, UNAM

Autor Tomás Urtusástegui

Director Pedro Quezada Zamora

Empezaré por el final; los seis personajes que creó el autor y que se van mostrando a través escenas hilarantes o patéticas durante más de una hora ¿deben ser acribillados en forma brutal por una metralleta? (que además no oculta estar colgada de un alambre) No hay lógica alguna que pueda esgrimirse para justificar ese momento.

Si el prolífico autor Tomás Urtusástegui (DF, 1933) delata la violencia en la ciudad de México (coincido que tiene como semilla la violencia intrafamiliar) a través de su texto, toca al director usarlo para que exprese su propio posicionamiento frente al tema. Es aquí donde la postura ideológica de los textos que elegimos tiene puntos de contacto con nosotros mismos. ¿Son tan despreciables los personajes cómo para acabar con todos en un pestañeo? Porque escena tras escena les vamos descubriendo y no son muy diferentes a los vecinos de cualquiera que viva en un edificio de departamentos (son trabajadores, ven futbol, bailan, beben, se aman, tienen planes a futuro y miedos); es decir, ninguno merece morir violentamente a menos que se justifique el hecho. Peor aún todos mueren en forma simultánea.

La obra es tratada en tres momentos claramente planteados: primero los tres matrimonios se preparan para asistir a una reunión al departamento de uno de ellos en el mismo edificio y segundo: el encuentro mismo de las tres parejas. Muy cómicamente la primera parte juega con los textos de los esposos del departamento 1 dichos por la pareja del 2 o del 3 y así todas las combinaciones posibles. Es decir; los tres matrimonios son idénticos. En la segunda parte viene el desmoronamiento de las relaciones cuasi amistosas que se van trocando en patéticas pero al final de todo humanas. Tanto vicios como virtudes se desnudan ante los espectadores. El tercer momento es el descrito ya; los tres matrimonios son fusilados.

Una escenografía inteligente, vestuario apropiado y elenco estudiantil eficiente y disciplinado terminan por atrapar al público que, al final aplaude sin reflexionar sobre lo que acaban de ver: el exterminio de personas como ellos mismos ¿Por qué? Pues porque sí y nada más. “Sufren su destino” nos dice el programa de mano; lamento no estar de acuerdo; si se trabaja la comedia en estilo realista debemos justificar lo que vemos en escena.

Mario Ficachi


Abuelita de Batman

Compañía Loa Teatro de Reynosa Tamaulipas

Autor Alejandro Licona

Director Eduardo Calderón

La obra original de Alejandro Licona (1953) está dividida en cinco cuadros, el año pasado la misma compañía presentó dos de ellos, (“Me quieres a pesar de lo que dices” y “Tiempos modernos”) ahora se inscribió con tres (“Entonces seremos felices”, “Serenidad y paciencia” y “Sidartha”).

Hacer Teatro fuera de los círculos oficiales resulta particularmente difícil en el interior de la República. Por eso es importante el oxígeno que proporciona un grupo que persiste en cumplir sus sueños y hacer de la actividad artística un ejercicio continuo. El resultado de sus montajes puede cumplir o no con los cánones de calidad que otros ojos le asignen, pero, el hecho de alzar el telón y vivir la experiencia de crear personajes está ahí, no es cosa sencilla y merece nuestro aplauso.

Alguna de las historias deja ver ya el polvo del tiempo y requieren de actualización, me refiero concretamente a “Sidartha” cuyo tema es la enfermedad del SIDA. Afortunadamente los avances científicos aseguran que ha dejado de ser mortal y ya algunos países, como Cuba, han estado cerca de dar a conocer la vacuna tan anhelada. Eduardo Calderón, director de la puesta en escena, debe tener en cuenta esta información.

En otra de las historias percibo un vicio que se relaciona con la formación de los actores, cierto prurito para tocarse. Si un preso se ha escapado de la cárcel para huir con su mujer después de un largo tiempo de no verla es comprensible que insista en tocarla y tener relaciones con ella, este tipo de situaciones estructuran la comedia propuesta por el actor, la infidelidad se debe ir descubriendo y no darse por presente desde la primera escena por parte de la mujer. Me refiero a “Entonces seremos felices”

El mejor cuadro, en mi opinión, es “Serenidad y paciencia”. Un médico y su paciente. Pocos movimientos, entonación, juego de volúmenes de voz, proyección de la misma, buena dicción, creación de personajes, situación clara, final perfecto. La comedia está resuelta y no requiere para ello más que lo mínimo, todo lo demás forma parte de la imaginación y vivencias compartidas por el espectador.

Esperamos volver a ver a Loa Teatro de Reynosa en nuestro próximo Encuentro Nacional de Amantes del Teatro. Felicitaciones.

Mario Ficachi


Obediencia Simulada

Compañía Orlando Producciones

Autor Mario Ficachi

Director Sergio Cuellar

Por supuesto que no haré ningún comentario/crítico a este trabajo surgido de mi pluma. Dejaré aquí el testimonio de un autor emocionado y agradecido no solo por la entrega del elenco participante, director y asistente sino por el comportamiento de los espectadores y su muestra de aprobación al espectáculo.

La formación de públicos ha sido tema recurrente en la actualidad. Vemos que la Ópera ha superado por mucho sus expectativas pues tanto las producciones del INBA como las proyecciones en directo desde Nueva York tiene ya asegurado espectadores entusiasmados que esperan cada una de las temporadas con particular interés.

El público en la Danza está encapsulado entre los familiares de sus propios ejecutantes, curiosos y estudiantes de la actividad. Se trata, a mi manera de ver, de un estancamiento que requiere de análisis por parte de investigadores y teóricos del tema. Una de las razones quizá lo sea que las ideas actuales de los coreógrafos y sus compañías deben actualizarse de alguna manera.

En nuestro Encuentro Nacional de Amantes del Teatro vemos con alegría que el público ha aumentado muchísimo y su percepción de lo que se les muestra termina por educarse. Se insiste tanto en que dejen de usar el teléfono celular durante las presentaciones que pareciera una obsesión de los organizadores del evento, sin embargo, se ha logrado entronizar la necesidad de respetar la solicitud (admito que las excepciones aún se presentan). El Centro Mexicano de Teatro ha aportado su granito de arena para el desarrollo humano de aquellos que esperamos repitan asistir a nuestra amada actividad, la teatral.

Gracias pues a tanto asistente a nuestra obra por su comportamiento y expresiones de cariño. Gracias a mis compañeros de la Comisión de Análisis y Testimonio por sus comentarios elogiosos. Gracias también a todos los integrantes del Centro Mexicano de Teatro. Es hermoso trabajar a teatro lleno. Estoy seguro que la experiencia será inolvidable para todos. Para mí lo ha sido.

Mario Ficachi


Vicario Madre, Leona de la Patria

Compañía El Tequio de San Miguel. Centro de Investigación y Producción de las Artes Escénicas. San Miguel Allende, Guanajuato.

Autor Pablo Jaime

Director Pablo Jaime

Asistí a ver una de las funciones que el grupo presentó en el foro de la Fundación Heberto Castillo Martínez A.C. con apoyo del Partido de la Revolución Democrática. El espacio es propio para presentación de libros, para conferencias y hasta para leer poesía, no para Teatro o al menos no para esta obra. En aquel entonces perdí la historia por estar prácticamente avasallado por el vestuario y una serie de movimientos inútiles de entrada y salida de mobiliario. Ambas cosas se las participé al Autor/director. Constato nuevamente lo importante que resulta para cualquier grupo presentar su trabajo en un Teatro apropiado como lo es el Teatro Julio Jiménez Rueda, con apoyo técnico profesional y ante espectadores como los que asisten multitudinariamente al XXIX Encuentro Nacional de Amantes del Teatro. Otra fue mi reacción al sentirme involucrado en la historia de un personaje histórico que lamentablemente conocemos poco.

A través de viñetas o estampas de la vida de Leona Vicario se va hilvanado un texto basado en la investigación rigurosa que todo tratamiento histórico requiere. Los rompimientos internos de las escenas dan pie a canciones, la mejor de ellas, para mí, fue la interpretación de fragmentos de “Canción de cuna” cantada en náhuatl (Estado de Morelos) que, con motivo del nacimiento de una de las hijas del personaje en cuestión, canta el grupo. Excelente la musicalización obra de Rodrigo Demian y Javier Estrada.

El relato didáctico se plantea en dos planos, el pasado de la heroína y el presente del México actual. Ambos tratamientos cargados de información y un tratamiento sensible para que el público vaya comprendiendo las motivaciones de una mujer comprometida con la independencia mexicana a la vez que enamorada de Andrés Quintana Roo de quien, por cierto, esperaríamos nos contaran mucho más.

El objetivo del agrupamiento se cumple a cabalidad, “Revivir la memoria de una mujer como Leona Vicario es entrar a la historia de nuestro país por una puerta poco conocida y explorada: el papel de la mujer en los cambios decisivos de la Patria”

Esperamos contar con la presencia de este interesante conjunto en nuestra edición del XXX Encuentro el próximo año.

Mario Ficachi


Horror Movie

Compañía Hilachos… construyendo historias. Ciudad de México

Autor Nelsy Contreras

Dirección Nelsy Contreras

Durante mucho tiempo se consideró que producir Teatro para niños, resultaba una opción cómoda para ejercer cierta práctica actoral y tener automáticamente algún ingreso económico. Lo más socorrido eran los tradicionales cuentos de Caperucita roja, Blancanieves, La bella durmiente, Cenicienta etc. Poco a poco las princesas y príncipes fueron dando lugar a otro tipo de historias surgidas del compromiso de dramaturgos y dramaturgas comprometidos con la niñez y su realidad actual.

Muchos grupos fueron quedando en el camino por no haber investigado y valorado adecuadamente a su público. El Teatro para niños es igual de exigente que el Teatro dirigido a adolescentes y adultos; requiere de lenguaje accesible, estética apropiada, expresión corporal, musicalización, proyección de la voz y producción especial para que los espectadores niños se involucren en lo que se les presenta. Las fórmulas fáciles utilizadas por grupos en formación demuestran poco conocimiento de su nicho de espectadores, falta de disciplina y poco compromiso real. Si además intentan hacer “magia” o difundir conocimientos científicos la exigencia es mucho mayor.

La primera imagen mostrada por “Hilachos…” fue la de un caos total. A partir de ella podíamos imaginar que en el escenario los actores responderán a esa premisa: Caos, repeticiones, olvidos, improvisaciones fuera de lugar etc. Subir al escenario a algún niño ha venido siendo práctica repetida en varios de los montajes en este Encuentro. No está mal si al “arriesgado” se le respeta y regresa a su lugar después de agradecer su ayuda. Subir a algún padre de familia es correcto, pero, querer integrar a setenta niños a la obra con el fin de que bailen, denota una intención errada. Afortunadamente no hubo accidente alguno que lamentar en la función que vimos pero, los niños que quedaron a unos cuántos centímetros de proscenio, pudieron sufrirlo.

Mario Ficachi


Urge cambiar al mundo

Compañía Teatro Tlancualejo. Irapuato, Guanajuato.

Autor Francisco Escárcega

Directora Blanca Rita Méndez Gallegos

Privilegiar la fe sobre la ciencia es una postura sumamente polémica que no corresponde al siglo que vivimos. Es cierto que las grandes verdades se debilitan y que sufrimos decepción tras decepción ante gobernantes corruptos, apatía generalizada, incomunicación, violencia de todo tipo, falta de resultados en la educación, teorías que no nos convencen, agresión al medio ambiente, surgimiento de líderes que saltan de una ideología a otra buscando su propio beneficio, robos millonarios, impunidad, abusos mil, desamor hacia los animales… todo este panorama termina por causarnos depresión e intranquilidad… pero orar para ver una mejoría sólo es un paliativo que separa al practicante de una participación activa que se proponga cambios profundos.

La salud de un niño es cosa seria que puede presentarse en el escenario si se hace con cuidado y gran sensibilidad. Pedir al público que se ponga de pie, se tome de las manos y “mande buena vibra” al personaje enfermo para que se restablezca es una de las escenas más patéticas y retrogradas que he visto en mis cuarenta y seis años de teatrista. No cabe duda que los espectadores que asisten al XXIX Encuentro Nacional de Amantes del Teatro están dispuestos a participar de cualquier manera con tal de que los actores terminen su trabajo como lo desean. ¿Eso quieren? ¿Quieren que recemos juntos? Pues ¡lo haremos!, todos entendemos lo que significa una oración así que recemos juntos por el personaje que muere… por supuesto que damos por adelantado que el actor se sentirá inmediatamente mejor y la historia continuará. ¡Ay! de aquel que se quede sentado porque no entró en la convención que se nos plantea… es público falto de fe.

Lástima del esfuerzo de un grupo disciplinado, de una producción “funcional” y de 80 minutos de trabajo. Un resultado lamentable. Los mensajes religiosos mezclados con el cuidado al medio ambiente, los valores sociales y el sacrificio aportan muy poco al desarrollo humano y mucho menos a la identidad de nuestro país (objetivos del grupo). La mezcla es tramposa, manipuladora y fallida por donde lo vean.

Mario Ficachi


Sólo para ardidos

Compañía Granma Teatro y Sexto Sol. Ciudad de México

Autor Alejandro Licona

Director Jorge Domínguez Aldama

Al excelente elenco de este trabajo hay que mencionarlo en primer lugar: Tania López, Haruka Ríos, Karina Linares, Jorge Alcaraz, Jorge Domínguez y el músico Israel Núñez. ¡Bravo! ¡Gracias por su entrega! ¡Les aplaudo de pie!

Una “Pepita de oro” como suele calificarse a ciertos momentos que nos satisfacen plenamente y que justifican nuestra pasión y entrega por el Teatro, particularmente por este evento al que ahora se inscribieron, 36 obras de 12 estados de la República, muchos de los cuales, hay que decirlo, no cumplen con mínimos requisitos de calidad.

El XXIX Encuentro Nacional de Amantes del Teatro organizado por el Centro Mexicano de Teatro del ITI-UNESCO es una oportunidad para que tanto actores y grupos en formación, nuevos y no tan nuevos dramaturgos y directores de escena se prueben en un espacio oficial reconocido e importante ante espectadores que quizá no asistan en todo lo que resta de año a ver otro espectáculo escénico pero que año tras año se presentan con nosotros desarrollando su gusto y percepción estética.

El montaje que nos ocupa logró crear un ambiente apropiado con una sencilla pero elegante y práctica producción: bancos de metal y lámparas de pie, vestuario elegido apropiadamente y un acompañamiento musical perfecto. Ninguna pretensión, sólo creatividad e inversión inteligente. Las situaciones humorísticas que plantea Alejandro Licona (Ciudad de México, 1953) resultan un material exquisito para la mano de Jorge Domínguez que además de buen actor dirige a su elenco con el ritmo que muchos otros, en este Encuentro, no logran plasmar a sus trabajos. Estamos ante una comedia moderna que responde al género en forma precisa.

Felicitaciones, muy merecido el entusiasta y efusivo aplauso que se les prodigó.

Mario Ficachi


CATS

Compañía Escuela de Danza de la Ciudad de México Ollin Yoliztli

Autor Thomas Stearns Eliot

Director Maestro Jorge Tejeda Cats es un musical compuesto por Andrew Lloyd Webber a partir de la colección de poemas Old Possum's Book of Practical Cats, de T. S. Eliot. Su trama gira en torno a la tribu de los gatos Jélicos durante la noche en que toman "la elección jelical" y deciden cuál de ellos renacerá en una nueva existencia.

Ya en el XXVIII Encuentro Nacional de Amantes del Teatro de 2016 el maestro Tejeda y sus alumnos nos regalaron HAIR (1967) un musical estupendo con el que magistralmente cerraron el evento. Ahora nos traen CATS con una buena parte del elenco del musical anterior.

Desde su estreno en 1981 CATS ha sido montada infinidad de veces por todo el mundo y ha sido merecedora de muchos premios. En México fue todo un suceso y lo ha sido siempre que se repone.

¿Qué es de admirarse en esta obra? Todo buen musical debe tener un buen elenco, composiciones pegajosas, buena coreografía y movimiento escénico, tema atractivo, vestuario y escenografía impresionante, actuaciones memorables, buena iluminación, efectos y una dirección profesional. De todo lo que anoto está dotado este trabajo que al no tratarse de una producción comercial adolece de algunas fallas de fácil arreglo, la calidad de la pista musical por ejemplo (dado que los alumnos cantan sobre una voz ya grabada) y la escenografía que más valdría haberse resuelto con sencillos y desnudos armazones.

Hemos visto varios musicales en la presente edición del Encuentro, este montaje de CATS merece ser considerada la mejor de ellas y es que hay un involucramiento de sus intérpretes digno de ser mencionado; su elenco está integrado por jóvenes estudiantes que han elegido como proyecto de vida dedicarse a la danza, tienen voces educadas y gran presencia.

Espero que la Escuela Ollin Yoliztli nos depare nuevamente una sorpresa para el próximo año. ¿Qué tal la Bella y la Bestia?

Mis más sinceras felicitaciones al maestro Tejeda, a cada uno de sus creativos y por supuesto a los muchachos que hacen posible este excelente espectáculo.

Mario Ficachi


Aquí entre nos

Compañía Vero Ramos

Autor Verónica Ramos Núñez

Director Verónica Ramos Núñez

Recuerdo haberle sugerido a Verónica Ramos ser dirigida por alguien más ya que lleva mucho tiempo haciendo ese trabajo además del de escribir sus textos y presentarse como única actriz. Siempre hace falta una tercera opinión sobre su trabajo, lo enriquecería y ella crecería como actriz. No lo ha hecho, en otros años ha interpretado su propio texto respecto a Frida Kahlo y Sor Juana Inés de la Cruz fallas similares a las que ahora le hago notar. En esta ocasión nos presenta una Adelita, el personaje que simboliza la participación de las mujeres en la Revolución Mexicana.

A telón cerrado escuchamos una pésima grabación tomada de alguna película sobre el tema de la Revolución. Se escuchan voces incomprensibles y se incluye completa la marcha de Zacatecas. ¿Todo eso para crear un ambiente o para sumarle tiempo a la puesta? Si es el primer intento le indicaré a la señora Ramos que debe confiar en el compañero que la acompaña tocando la guitarra y en su propia presencia vestida de revolucionaria, si es el segundo intento bastaría con un texto más rico que tuviera elementos actualizados por ejemplo.

El montaje nos ofrece tres espacios en un mismo nivel y en un mismo plano: el primero es el de Raúl Nava tocando guitarra y cantando algunas de las canciones representativas del momento histórico del que hablará la actriz, el segundo es un espacio donde hay varios elementos propios de una campesina incluyendo un gran sombrero y algo que parece un fusil, en el último espacio está Zenaida, el personaje femenino sentada en un huacal que se encargará de relatarnos parte de su historia estructurada con lugares comunes y expresiones clásicas de un personaje popular.

Al terminar la obra Zenaida toma, como si fuese un plumero, un juguete que parece cualquier cosa excepto fusil. Con esa ridícula imagen Verónica Ramos echa a perder la creación de su personaje.

Lamentable que una buena actriz siga pensando que es capaz de tener éxito siendo su propia directora, escritora, promotora, productora, diseñadora etc. Lo ha probado y, en mi opinión, no tiene éxito. Le sugiero nuevamente integrar algún nuevo elemento en su compañía y por supuesto leer… leer… leer.

Mario Ficachi


Cuarteto

Compañía Insha-Inicte de la FES Aragón de la UNAM

Autor Heiner Muller (traducción de Juan Villoro)

Director Antonio Linares

Estrenada en el ya desaparecido Foro Teatro Contemporáneo en mayo de 1996 con un elenco impecable: Laura Almela y Álvaro Guerrero, producción de la Compañía Nacional de Teatro y la dirección del maestro Ludwig Margules esta obra representa un enorme reto de actuación y dirección. Su texto ofrece un laberinto de interpretaciones por tratarse de relaciones humanas profundas donde detectamos sumisión, poder, erotismo, celos, sexo, seducción, sacrificio, fantasías, deseo, crimen…

La Compañía Isnha-Inicte tiene ya larga historia en el Encuentro Nacional de Amantes del Teatro. El año pasado nos regalaron su “El extraño jinete” de Michelle de Ghelderode, una de las mejores puestas que vimos. En aquella también actuaban Alan Montaño y Ana Isabel Alcantar, quienes hoy interpretan a la marquesa de Merteuil y el Vizconde de Valmont, lo que habla de un grupo donde se preocupan por la permanencia de sus elementos, ambos pues tienen claro conceptos de cohesión y compromiso, importantes para una agrupación teatral.

Con una escenografía sencilla de practicables negros dispuestos en T y un pequeño telón al centro, la obra obliga a los dos actores a expresarse en un espacio reducido lo que visualmente es un acierto. Pero el director parece no darse cuenta que el cubo-mesita que permanece en el centro del pasillo con botellas y copas estorba la circulación dándosele un protagonismo innecesario. Por otra parte el vestuario ha sido elegido sin tener en cuenta la condición de los personajes, la Marquesa está vestida como tabernera y el Vizconde como actor sado-masoquista en película porno barata.

No se trata de escenas que respeten unidades aristotélicas, ni de tiempo, ni de espacio. No es un relato lineal sencillo. Los sentimientos han de desarrollarse en forma abrupta entre realidad y juego. Desde que la obra inicia estamos ante una mezcla de absurdos que exigen enorme concentración de parte del espectador y gran claridad por parte del elenco cuyo trabajo por cierto resulta sorprendente.

Antonio Linares lee y se impone retos. Lo mismo nos presenta textos de una complejidad y simbolismo enorme como éste o el del “Extraño Jinete” o toma un texto de Norma Román Calvo inyectándole creatividad y profesionalismo. Felicidades pues por el reto de regalarnos “Cuarteto” un trabajo de excelente factura muy a su nivel.

Mario Ficachi


Nine

Compañía Mom Stage

Autor Arthur Kopit y Mauri Yeston

Director Diego Cortés

Dos horas de Teatro musical disfrutables. Una etapa de la vida del gran director de cine Federico Fellini en la que descubrimos sus inseguridades, mentiras, debilidades, errores, amores y obsesiones.

Dos planos se nos muestran en la obra respetando, con sus limitaciones, la gran producción cinematográfica que en 2009 dirigiera Rob Marshall protagonizada entre otras bellezas por Sophia Loren y Nicole Kidman: el plano actual en el que el director “Guido Contini” llega a los 40 años y el plano de sus memorias a través de las mujeres que influyeron en su vida.

Con coreografías sencillas pero muy lucidoras y un vestuario inmejorable el elenco disfruta el escenario y hace que cada momento se convierta en un verdadero espectáculo, particularmente el número del “Folies Bergere” y el de la canción “Ser italiano”.

Hay que resaltar que este grupo de 12 damas no-profesionales toman un taller del cual surgen obras como la presente. Lo profesional, si se me permite corregirles la plana, no está ligado a la parte económica solamente, sino que se expresa en la disciplina proyectada hacia el público, el cuidado que cada una tiene por su vestuario, el respeto a sus compañeras y el amor a la actividad teatral. Para mi gusto son ustedes, todas ustedes, más profesionales que algunos grupos de los que se han presentado en el Encuentro Nacional de Amantes del Teatro y que presumen serlo.

En el elenco destaca por su personaje Federico Di Lorenzo (Guido adulto) y Santiago Gómez (Guido niño). El primero tiene la presencia, voz y ritmo que requiere el texto y el segundo es un verdadero actor en potencia que ojalá viéramos en la obra “El Principito” porque tiene todo para interpretarla con éxito.

Un cierre formidable el de nuestro evento de este año. Deseamos a la Compañía Mom Stage que regresen triunfales de Mónaco donde se presentarán en el Congreso de la Asociación de Teatro Amateur Internacional representando a nuestro país. Esperamos verles nuevamente pisando el escenario del Teatro Jiménez Rueda en 2018. Feliz Viaje, feliz retorno.

Mario Ficachi